• Lawyers&Compliance

Responsabilidad Penal de la Empresa y su Administrador


La crisis sanitaria, obliga a las empresas al análisis de su contexto de forma inmediata, para evitar la posible responsabilidad penal de la empresa y sus Administradores.

El riesgo considerable de crisis financiera y económica como consecuencia de la vuelta al Estado de Alarma, gestionado por las Comunidades Autónomas, con la falta de criterios sólidos sanitarios que deberían salir de un comité de expertos con solvencia, al menos de rengo Europeo, está ocasionando un grave impacto en la economía de muchas empresas, en función de los sectores.

La prolongación incierta de la pandemia está generando la falta de consumo en bienes y servicios y sobre todo en inversión, con el perjuicio a medio y largo plazo que ocasiona esto a las empresas.

Cuando las empresas hayan de incorporar a toda su plantilla de los ERTES, las empresas se verán gravemente afectadas y deberán iniciar ajustes inmediatos en sus estructuras de costes.

El hecho de no tomar medidas puede suponer el riesgo de la responsabilidad penal para la empresa y el administrador, por varios supuestos:

· Cuando la empresa no ha tomado todas las medidas preventivas higiénicas.

· La gestión adecuada de los empleados, cuidando sus derechos fundamentales.

· La adecuada gestión del teletrabajo por sus riesgos inherentes.

· Si no puede hacer frente a sus pagos.

Y, para ello, es imprescindible empezar abordando con urgencia y agilidad cada uno de los siguientes aspectos:

· Análisis del contexto y la situación actual de la empresa en su entorno.

· Reorganización para reaccionar de forma inmediata ante los acontecimientos devenidos.

Como entendemos que estos pasos ya se habrán realizado, una vez agotada esta vía y para evitar peores consecuencias se tendrá que valorar la ejecución, de la otra vía más segura:

· La implantación de un Sistema de Gestión de Compliance Penal (Modelo de Prevención de Delitos Penales)

Para evitar la responsabilidad penal de la Empresa y el Administrador, que, en la mayoría de las empresas de tipo industrial, se puede estar incurriendo.

El empresario antes de llegar a entrar en la responsabilidad penal y asumir mayores perjuicios, debe acudir a profesionales especialistas en la materia, con el objetivo de evitar lo antes posible mayores consecuencias.

Juan López

Socio